Con Sello Patagónico | MALVINAS | Jueves 10 de octubre de 2019
Third slide

Jorge Palacios viajará al Vaticano para repatriar a la Virgen de Luján

El comodorense veterano de la Guerra de Malvinas, Jorge Palacios, viajará el 28 de octubre al Vaticano, Italia, para repatriar una imagen de la Virgen de Luján que fue llevada a Inglaterra como “trofeo de guerra”. La ceremonia será el 30 y estará dirigida por el Papa Francisco.


Jorge Palacios y Raúl Ortiz llevan la Virgen de Lujan después de sobrevivir a un ataque inglés.

El excombatiente Jorge Palacios vivió una historia muy especial junto a su compañero de trinchera, Raúl Ortiz, quienes sobrevivieron en forma milagrosa en la Guerra de Malvinas al quedar sepultados tras un bombardeo ocurrido el 4 de mayo de 1982.

Luego de ser rescatados, el coronel Mohamed Alí Seineldin “nos dice que el 8 de mayo que era sábado vamos a realizar una misa y procesión por la protección que nos dio la Virgen de Luján, y ´ustedes van a tener el honor de llevar esa virgen´”, contó Palacios en Radio del Mar.

Palacios y Ortiz cargaron esa virgen para celebrar dicha ceremonia. Al concluir la guerra, los soldados ingreses se llevaron la virgen a su país. “La habrán llevado como un trofeo de guerra”, analizó el excombatiente comodorense.

Hace un año y medio dos argentinos entraron a una iglesia inglesa y se encontraron con esa imagen de la Virgen de Luján que “tenía un cartelito que decía que pertenecían a las tropas argentinas”, recordó Palacios. A través de negociaciones diplomáticas y castrenses comenzó a tramitarse el traslado de la particular imagen.

El Gobierno inglés comprometió entregar la virgen que estuvo en Malvinas, y la ceremonia será el miércoles 30 de octubre en el Vaticano, con la presencia del Papa Francisco. El veterano de guerra viajará desde Comodoro Rivadavia junto a otros excombatientes.

También asistirá el Padre Vicente Martínez Torrens, quien fue capellán de la Guerra de Malvinas y cumplió tareas religiosas en esta ciudad. En la actualidad, el religioso se encuentra en la ciudad rionegrina de General Roca.

Para Palacios “la imagen de la Virgen de Luján representa a nuestros país, a nuestra Patria y a nosotros a allá en Malvinas”, reflexionó. Y se prevé que el domingo 3 noviembre alrededor de las 7 horas, la imagen de la virgen arribará al país junto a los excombatientes.

Se organiza una gran caravana hasta la basílica de Luján, donde la imagen de la virgen será depositada.

SEPULTADOS EN LA TRINCHERA

Tanto Palacios como Ortiz eran miembros del Regimiento de Infantería 25 que partió desde Comodoro Rivadavia al archipiélago. Ambos soldados eran muy jóvenes y habían dejado a sus familias para ir a la guerra.

Esa madrugada del 4 de mayo de 1982 hubo un bombardeo, y “una de las bombas cayó a 4 o 5 metros de donde estaba haciendo guardia. La bomba expansiva me levanta por el aire y me tira a mi propio pozo (trinchera)”, relató Palacios.

Junto a su compañero de trinchera quedaron tapados de tierra, arena y piedra. “La bomba era de 500 kilos. Dentro de mi pozo estaba mi compañero (Raúl) Ortiz, y quedamos sepultados por espacio de media hora, aunque mis compañeros dicen que estuvimos una hora sepultados”, recordó el veterano de guerra.

Ambos soldados estaban un metro y medio bajo tierra. “Estuvimos pidiendo auxilio y nos escuchaba nadie”. Los jóvenes estaban tapados por una manta que les permitió “que respiremos un poco y no sé porque aguantamos tanto”.

Ya faltaba el aire y “yo ya me despedí de mi viejo, mi familia y de la gente que conocía. Con Ortiz ya no respirábamos mucho y roncábamos. Yo sentía que el pulmón iba a reventar”.

En esa desesperante situación “me quedé tranquilo esperando que llegue la hora de morir, y Ortiz ya no gritaba, y no pedíamos auxilio porque nos íbamos a quedar ahí. Hablábamos entre nosotros para ver cómo estábamos y después no hablamos más porque pensábamos que era el fin de nosotros”, rememoró Palacios.

Al rato “sentimos que alguien andaba arriba nuestro y le digo a Ortiz: ´che Ortiz gritemos que parece que anda alguien ahí arriba, gritemos´. Con el poco de aire que nos quedaba empezamos a gritar”.

“Se ve que andaba alguien arriba que gritaba: ´Palacios, Ortiz ¿cómo están?´. Ese lapso de tiempo entre que nos encontraron y nos sacaron, fue tremendamente desesperante. A mí me sacaron primero y después a Ortiz que estaba más abajo, más incómodo”, finalizó el excombatiente comodorense. 

Compartí la noticia

¿Qué te pareció esta información?

100%