Con Sello Patagónico | CAUSA EMBRUJO | Viernes 13 de septiembre de 2019
Third slide

'La plata para los terrenos, la casa y los dúplex me la dio Das Neves'

El principal imputado en la causa El Embrujo habló sobre la relación de confianza con el fallecido gobernador. También explicó su participación en las empresas Dual Core, Sepat y Mezeta Consulting, además del vínculo con otros imputados.


Diario Jornada

Diego Correa dedicó buena parte de su testimonio en el juicio oral y público por la causa El Embrujo a detallar el vínculo de confianza que lo unía con el exgobernador Mario Das Neves.

"En 2011 cuando Das Neves dejó de ser gobernador volví a Buenos Aires a reintegrarme a mi anterior trabajo. Él me ofreció quedarme con él, yo era de su suma confianza" dijo Correa, quien aseguró que manejaba aspectos institucionales, pero también privados de la agenda del fallecido gobernador e incluso monetarios.

Diego Correa y Federico Gatica fueron dos de los imputados que declararon hoy. En ese contexto aseguró que "Das Neves me triplicaba lo que yo venía ganando. Yo manejaba la obra de su quincho sobre calle Condarco en Trelew, cerca del predio del club Huracán” y en ese contexto explicó como adquirió algunos bienes.

“En 2013 me compró la Hyundai, yo tenía una Volkswagen" dijo el extitular de la Unidad Gobernador desde fines de 2015 hasta la fecha en que dejó la función pública y contó que “la plata los terrenos de la Playa me la dio Das Neves y también para la casa y los dúplex".

Explicó que cuando aparece pagando en la firma VS Materiales por Das Neves, Correa y Dual Core es “porque la plata me la daba él. Nos hacían precio por cantidad”.

También indicó que su expareja, Natalia McLeod “nunca tuvo participación en Dual Core. Daniela era la socia y manejaba la empresa", al tiempo que explicó que "los lotes de Lago Puelo y el de Trelew se pensaron como una inversión, nunca se hizo nada".

Sobre su vínculo con Mezeta Consulting, afirmó que fue "Blasco quien trajo el proyecto sobre Mezeta. Él quería alquilar una casa en Rawson" y Correa además agregó que le ofrecieron “que maneje la obra de Rawson con la condición de que podía ser el gerente de los consultorios y cobrar un porcentaje de lo que ellos invertían. Blasco tenía médicos inversores y el equipamiento".

“La plata para el terreno me la dio Gatica y Blasco también cuando avanzó la obra. y Piccione trajo a Barbagallo" expresó el principal imputado en la causa y en ese contexto aseguró haber sido él quien le ofreció a Sandro Figueroa “para que supervise la construcción. Con la plata que me pagaban Gatica y Blasco. Fue un error y me equivoque al prestarle la oficina. En ese momento no tomé dimensión de lo que estaba haciendo".

En la última parte de su declaración, expresó que "en febrero de 2018 me iba de la provincia y mi situación no era buena. Hablo con Gatica, le planteo que se me hacía complicado seguir y él decidiera quién seguía. Ellos tomaban las decisiones de lo que se hizo y cómo y cuánto se pagó".

LA DECLARACIÓN DE GATICA

Federico Gatica, otro de los imputados en la causa, inició su declaración haciendo una reseña sobre su labor profesional como Contador y en ese marco contó que en el rol de síndico hizo “la quiebra más importante de la historia de Chubut, de la empresa Harengus” y también puso como inicio de su vínculo con Correa las reuniones que mantenía con el fallecido gobernador Das Neves a partir de su labor como síndico de la empresa Transpa.

"Por Transpa comencé a tener reuniones con el gobernador, por la tarde en su despacho. Esas reuniones eran a través de Correa y ahí lo conozco" dijo Gatica, para luego agregar que en el mes de octubre del año 2016 “Correa me consulta qué era una cesión de cuotas y si yo lo podía hacer. Mi socio Mario Glades se encarga".

En relación a su trabajo con las firmas SEPAT y Dual Core, explicó que fue Diego Correra quien le pasó “la documentación de quiénes eran los socios que integrarían la sociedad. Era una sociedad que no tenía movimientos. Por Sepat sólo estuve en una reunión por una planilla de ingresos y gastos. Tenían un desfasaje y me explicaron que tenían ingresos sin factura. Es una advertencia que le dábamos a los clientes".

"El estudio funcionaba como una fábrica y se movía casi sin intervención de los dueños. Sepat nos contrató para la tributación. No hicimos DDJJ ni de socios ni de su apoderada" indicó el contador y también sostuvo que "el primer trabajo para Dual Core fue la liquidación de aguinaldos de 2017. Es común que haya muchas altas y bajas en una empresa de construcción a medida que terminan obras".

Uno de los puntos más importantes de su declaración estuvo relacionado con la firma Mezeta Consulting y su relación con el médico Blasco. "Antes de Mezeta realicé 6 construcciones y participé de un fideicomiso donde invertía desde el momento 0. Lo más reciente fue la planta alta de mi estudio. Era una obra de un año y tardó 3. Tuve problemas con 3 vecinos y con la Uocra" dijo el contador.

También explicó que "el médico Blasco fue mi amigo durante 30 años. Viajábamos y comíamos juntos. Era su contador personal. Me comentó que querían instalar consultorios en Trelew con resonancia magnética y kinesiología. En el estudio teníamos 150 clientes. Blasco me ofreció invertir en su proyecto. No me sumé pero sí un amigo personal del grupo, que era Pablo Mamet. Era julio de 2016. Juan Blasco lideró ese proyecto, que era Tesla, buscando inversores".

En ese punto aclaró Gatica que él era “el contador de Blasco, pero no de Tesla. Hay 5 o 6 socios que no son de la provincia".

Por otra parte, contó al tribunal que "en febrero Correa me ve en mi estudio y me dijo que tenía malas relaciones con el gobernador porque lo investigaban y no se podía ocupar más. Yo no sabía que Figueroa ocupaba una oficina del Gobierno, ni idea".

Sobre el impacto que esta causa tuvo en su vida profesional y personal, aseguró que "después de 17 años tuve que cerrar uno de los estudios más importantes de la provincia porque nadie quiere que su contador esté detenido. Yo perdí mi trayectoria de 16 años. Por supuesto que busqué en Google sobre lavado, desde ya, si tenía los pelos de punta por las acusaciones. En menos de una semana desembolsé $ 500 mil para la deuda de la obra".

"Volví de México de vacaciones pensando que pisaba el aeropuerto y me detenían. Era una psicosis. Estaba sentenciado a muerte. Destruyeron mi vida profesional y familiar. No lo vuelvo a recuperar. Ya en los medios decían que iban a detenerme como si fuera Gente o Caras" puntualizó el contador en la última parte de su declaración.


Compartí la noticia

¿Qué te pareció esta información?