Con Sello Patagónico | MEDIO AMBIENTE | Jueves 12 de septiembre de 2019
Third slide

Denunciarán a 26 pesqueras por arrojar unos 4 mil cajones Valdés y Punta Tombo

Los residuos de la pesca proliferan en las playas de las áreas protegidas. El ministro Néstor García le pidió informes a su par de Ambiente para ir a la Justicia. “No alcanza con una multa, porque a veces se paga y parece que quedaran liberados para tirar cajones”, explicó.


El ministro de Turismo, Néstor “Quique” García, ya tiene listo el informe para pedir a su par del Ministerio de Ambiente que denuncie penalmente a más de 20 empresas pesqueras por el descarte de cajones y artes de pesca que contaminan costas y aguas de Península Valdés y Punta Tombos. En redes sociales, García estimó que se arrojaron casi 4.000 cajones. Y confirmó que sólo en el último acopio realizado en el Área Natural Protegida, en particular en Playa Cormoranes, se recogieron 900 cajones de pesca.

“En Cormoranes se encontraron cajones de Grupo Conarpesa, Estrella Patagónica, Food Partners, Hecomar, Grupo Veraz, Moliendas del Sur, Pescapuerta, Iberpesca, Coomarpes, Coosermar, Alpesca, Barillari, Kalem y Agustiner”, publicó el ministro en Twitter. García le dijo al programa Suban El Volumen de Cadena Tiempo que también se detectó mucha basura de la pesca en la zona de la reserva Punta Tombo.

“Al personal de guardafaunas no se lo designa para esto, y si bien asumimos con responsabilidad la tarea en un sitio que consideramos único del planeta con la biodiversidad que tiene Península Valdés, no es el caso ni la situación estar permanentemente actuando de esta forma”.

García señaló que los causantes de este impacto “tienen que ser más respetuosos con el mar, especialmente viniendo de gente que vive del mar exclusivamente”. Entre los cajones de pesca encontrados hay muchos con logos de empresas de la flota de Mar del Plata. “Me reuní con el ministro de Ambiente y con el Secretario de Pesca y tenemos que empezar otras medidas, no alcanza con una multa, porque a veces se paga y es como que se queden liberados a tirar cajones”.

Ya fueron identificadas 26 “empresas que figuran en los cajones y tenemos la fotografía de la recolección que hicimos, como así también el informe a Ambiente sobre el impacto ambiental dentro del Área Protegida”.

García explicó que si bien la cartera a su cargo es autoridad de aplicación dentro del Área Natural Protegida Península Valdés, en casos de contaminación ambiental “es Ambiente la autoridad de aplicación para estos casos y deberían avanzar con la denuncia; no tenemos un régimen de sanciones pero ya estamos analizando con cómo podríamos implementarlo. En este caso lo tomamos con un impacto ambiental en un Área Natural Protegida, lo que agravaría el hecho y en ese caso debe actuar Ambiente”.

En diálogo con Jornada el funcionario reconoció: “me molesta sobremanera, y si bien el personal lo hace porque tienen un amor especial, ya son reticentes, hace dos meses limpiamos y ahora aparecen de nuevo, en Punta Tombo lo mismo porque tenemos que estar trabajando en plena temporada, de noche; es preocupante y tiene una solución muy fácil que es dejar de tirar cajones al mar”.

“Es muy alto el costo de la limpieza, porque se pone mucho equipamiento, camiones, UTV, cuatriciclos, camionetas, un camión semi que tiene la repartición y el personal, además del traslado. En la última limpieza gracias a la familia dueña de un campo que nos dio alojamiento tres o cuatro días para el personal pudimos trabajar varios días, así que también hay gente anónima que participapara poder tener la playa limpia y no tener más cajones”.


Cabe señalar que se desconoce si el arrojo de cajones obedece a alún tipo de descarte o pesigue otro fin, “Hay cajones enteros; no creo que sea adrede, pero no sé si se los lleva en forma desprolija, si tienen excedente y el viento tira pilas de cajones y no es importa; hay que considerar no sólo los cajones que llegan a la costa sino también aquellos que puedan hundirse y lo que esto provoca”.

“Esas empresas viven del producto que extraen del mar”, reiteró García. Habló con el secretario de Pesca, Adrián Awstin. “Él autoriza pero no puede ser responsable de lo que hagan en el mar las empresas”. García dijo “en mis años de experiencia todos hablan de la multa; a veces no los perjudica la multa. Hay que hacer un pacto de convivencia y evitar que sigan tirando cajones. Si la multa es pagable, a los dos meses tenés más cajones en las playas”.

Compartí la noticia

¿Qué te pareció esta información?