Con Sello Patagónico | RIO GALLEGOS | Miércoles 21 de agosto de 2019
Third slide

Encenderán velas en memoria de Abigaíl, a cinco años de su muerte

El 25 de agosto se cumplirán 5 años de un crimen que estremeció a la región. Abigaíl de tan solo siete meses de edad, murió luego de agonizar en el Hospital Regional de Río Gallegos tras haber sido golpeada y torturada por sus padres.


El próximo lunes, en el Hospital Regional de Río Gallegos, se hará un encendido de velas para recordar a la pequeña de tan solo siete meses que murió tras haber sido brutalmente golpeada por sus padres, quienes recibieron prisión perpetua.

La ceremonia, convocada por la Ong Paycan, será a las 17:30.

El 25 de agosto se cumplirán cinco años de la muerte de Abigail Tortello, la beba maltratada hasta la muerte por sus padres Karla Orellano y Carlos Tortell, ambos condenados a prisión perpetua.

El caso, además de conmocionar a la comunidad y llegar a tener alcance nacional, puso en evidencia las falencias de la Justicia y de las áreas de Niñez de Santa Cruz y municipales a la hora de abordar situaciones con niños en estado de vulnerabilidad.

El día 2 de noviembre de 2015 el Tribunal Oral condenó a la pena de prisión perpetua a la madre y el padre de Abigail, Karla Orellano y Carlos Tortello, por el delito de “homicidio agravado por el vínculo en concurso real con lesiones graves reiteradas calificadas por el vínculo, en calidad de coautores”.

Los hechos de maltrato se produjeron en el domicilio en que cohabitaban en Junín al 1000. Desde su nacimiento, Abigail fue víctima de agresiones físicas (golpes, sacudidas, compresiones, etcétera) que derivaron en diversas contusiones y hasta fracturas.

Las lesiones se produjeron paulatinamente hasta que, algunas de estas (ejercidas antes del 20 de agosto de 2014) dejaron a la pequeña de siete meses en grave estado. Tras cinco días de estar hospitalizada, falleció producto del crítico cuadro que presentaba, en la noche del 25 de agosto.

La magnitud del hecho de violencia intrafamiliar, donde la víctima fue una beba, tuvo a Río Gallegos en vilo durante días y puso en jaque a las autoridades judiciales y gubernamentales por el desenlace fatal.

La familia de Abigail estaba judicializada desde que la criatura tenía dos meses, cuando presentó la primera fractura. La Justicia había dispuesto que en su vivienda se aplicaran políticas de Niñez y que una operadora familiar trabajara allí para velar por la seguridad de la menor.


 

Compartí la noticia

¿Qué te pareció esta información?

5%
2%
 
 
24%
67%