Con Sello Patagónico | INCENDIO FATAL | Jueves 11 de julio de 2019
Third slide

Víctimas de la pobreza y el frío: a un mes del fatal incendio una denuncia que debería inquietar

En el pasado mes de junio, una vivienda precaria, de rápida combustión se incendió en el barrio Jorge Newbery de Comodoro Rivadavia. Murieron el padre, la madre y un hijo adolescente de la familia numerosa que vivía en la casa. En medio de las llamas, Nancy logró pedir ayuda y sacar entre las rejas a siete de sus hijos. Ella quedó presa entre los fierros y murió calcinada por las llamas.


En medio de las llamas, Nancy logró pedir ayuda y sacar entre las rejas a siete de sus hijos.

Durante la madrugada del pasado 10 de junio, las rejas impidieron que Carlos Vargas, un adolescente de 16 años y Nancy Roldán pudieran ser rescatados del incendio que consumió rápidamente la vivienda precaria en la que vivían junto a siete hijos más.

Nancy logró pedir ayuda a los vecinos y en medio de la desesperación sólo rogaba que atajen a sus hijos, que ella misma sacó a través de las rejas. De pronto una explosión hizo que las llamas la alcanzaran y cayó desplomada.

Hoy seis de las víctimas del incendio se recuperan favorablemente en casa de familiares, mientras Thiara (14), aún se encuentra grave e internada en el Hospital Garrahan de la ciudad en Buenos Aires luchando por su vida.

UNA DENUNCIA QUE DEBERIA INQUIETAR

Ya pasaron 31 días de ese fatídico hecho y Sara Garea, madre de Fabián Bargas, denunció por segunda vez que el siniestro fue intencional y que su hijo era amenazado.

Es que Bargas debía varios meses de alquiler y de servicios públicos y, según su madre, era acosado para que dejara la vivienda.

"No fue un accidente. El nene de 11 años vio cuando entraba el fuego por debajo de la puerta", dijo esta mañana la mujer en comunicación con Radio Del Mar.

La abuela de los niños aseguró que días previos al siniestro, la familia Bargas recibió amenazas telefónicas. "Esto no viene de ahora, viene hace mucho tiempo, por mensajes, llamándolo, viernes 7, sábado 8 y domingo 9. Están en el teléfono (las pruebas). No sé si fue peritado, yo pedí un perito de parte porque no me quede para nada conforme".

Sara sostuvo que el niño de 11 años ese día: "se levantó a tomar agua, cuando escuchó ruidos afuera, como que caminaban y en ese momento ve que entraba el fuego por debajo de la puerta, la única salida que tenían a ellos y estaba trabada".

Afirmó que hay cinco testigos que pueden confirmar las amenazas hacia la familia y particularmente hacía su hijo Fabián. Según Sara, todos ellos: “leyeron y escucharon cuando esta persona lo amenazaba y él decía: 'muerto me vas a sacar' y ni siquiera fueron llamadas a declarar y llevamos un mes y un día”.


 

Compartí la noticia

¿Qué te pareció esta información?

1%
5%
3%
5%
55%
26%