Array ( [0] => stdClass Object ( [id] => 0 [nombre] => Muni [imagen] => muni-rectangular.gif [url] => https://www.comodoro.gov.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [1] => stdClass Object ( [id] => 1 [nombre] => Ele [imagen] => ele.png [url] => https://instagram.com/ele_multiespacio?utm_medium=copy_link [ordinal] => 1 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [2] => stdClass Object ( [id] => 9 [nombre] => SCPL [imagen] => scpl.gif [url] => https://scpl.coop/ [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [3] => stdClass Object ( [id] => 2 [nombre] => Casino de suboficiales [imagen] => comodoroayudac.png [url] => http://www.comodoroayuda.com [ordinal] => 2 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [4] => stdClass Object ( [id] => 10 [nombre] => GAIA DANZA [imagen] => gaia.danza.gif [url] => https://www.facebook.com/gaia.danza.5 [ordinal] => 3 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [5] => stdClass Object ( [id] => 14 [nombre] => Prisma [imagen] => prisma.png [url] => [ordinal] => 3 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [6] => stdClass Object ( [id] => 6 [nombre] => Nati [imagen] => casto_nb.png [url] => https://anchor.fm/natalia-castro20 [ordinal] => 3 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [7] => stdClass Object ( [id] => 4 [nombre] => El obrero [imagen] => banner-elobrero.jpg [url] => https://www.muebleselobrero.com [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [8] => stdClass Object ( [id] => 3 [nombre] => Acumuladores austral [imagen] => acumuladores-austral.gif [url] => [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [9] => stdClass Object ( [id] => 12 [nombre] => danzarte [imagen] => danzarte-sur.png [url] => https://www.instagram.com/danzarte_sur/?hl=es-la [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [10] => stdClass Object ( [id] => 13 [nombre] => estanislao [imagen] => estanislao.gif [url] => https://www.instagram.com/estanislao.cerveceria/ [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [11] => stdClass Object ( [id] => 5 [nombre] => Banner Medicina Laser [imagen] => banner-medicina-estetica.jpg [url] => [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [12] => stdClass Object ( [id] => 11 [nombre] => TU COLOR HOY [imagen] => tucolorhoy.gif [url] => https://www.facebook.com/pintureriatucolorhoy [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [13] => stdClass Object ( [id] => 7 [nombre] => Laca [imagen] => laca.png [url] => https://facebook.com/LacaComodoroRivadavia [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [14] => stdClass Object ( [id] => 8 [nombre] => CSP VIDEOS [imagen] => csp-youtube.png [url] => https://bit.ly/2GxAkdi [ordinal] => 6 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) )

Con Sello Patagónico | TRABAJADORAS | Domingo 01 de mayo de 2022
Third slide

‘Perder el miedo y luchar por nuestros nuestros derechos’

En este Día de lxs trabajadorxs, desde el Sindicato de Trabajadoras de Casas Particulares llaman a “perder el miedo a reclamar por nuestros derechos y fortalecer la unión de las trabajadoras”. Con Sello Patagónico te invita a conocer a Eliana Muñoz, pionera y dirigente del primer y único gremio que defiende los derechos de las trabajadoras de casa particulares en Comodoro y la provincia.


Eliana Muñoz, secretaria general de SITRACAP

El Sindicato de Trabajadoras de Casas Particulares Comodoro Rivadavia - SITRACAP - es una organización sin fines de lucro cuya premisa principal es la defensa de los derechos de las trabajadoras, basándose en la Ley N° 26844 promulgada el 30 de marzo del 2013, que rige las relaciones laborales que se entablen con los empleados y empleadas por el trabajo que presten en las casas particulares o en el ámbito de la vida familiar.

Seguramente se trate del gremio de mujeres más grande y también el más invisibilizado. Ello está ligado a cuestiones de género y clase que atraviesan a este rubro. Según los últimos datos aportados, en la ciudad existen unas 5.000 mujeres que trabajan en casas particulares y en Rada Tilly otras 500, de las cuales el 33 por ciento están adheridas al régimen provisional y un 67 por ciento del no percibe sus aportes jubilatorios, con lo que ello implica: bajos sueldos y precarización, bajas posibilidades de reclamar mejoras laborales, entre otras cuestiones. 

“Comenzamos con el SITRACAP el 7 de julio de 2013, un poco después de que salió la Ley de trabajadoras de casa particulares”, rememora ante Con Sello Patagónico Eliana Muñoz, secretaria general del sindicato. Y señala: “el 3 de abril se promulgó la ley y era algo tan nuevo que yo no sabía qué existía. Por una cuestión personal que me pasó en mi trabajo, fui a un abogado el cual me dijo que había una ley que nos respaldaba, que había salido hace poco y me dice ¿no queres armar el sindicato?”. 

Y lo que fue un comentario medio en broma, se transformó en el punta pie para Eliana. Así nació la primera organización sindical que agrupa a las trabajadoras de casas particulares en Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y otros puntos de la provincia del Chubut. 

“Y lo armé”, refiere Eliana. “Creo que fue un poco de la impotencia que tenía, de la rabia, de esto que todavía pasa, que el empleador se cree que es más que uno y no nos mira de igual a igual, porque ellos igual salen a trabajar. Y armé el sindicato aunque costó muchísimo”.


TRABAJADORAS, NO DOMÉSTICAS 

Este colectivo de trabajadoras tiene dificultades para organizarse y para reclamar por sus derechos dadas las características del oficio, al ser un trabajo solitario, que demanda muchas horas dispersas y, además, la gran mayoría son jefas de hogar.

El trabajo de SITRAPAC apunta a la constante de: “Lograr que la trabajadora entienda que estamos pidiendo lo que está en la ley, ni más ni menos que lo que nos corresponde, que tenemos que ser respetadas como tales, que no somos esclavas o domésticas, como se decía antes, aunque todavía muchos lo implementan; somos trabajadoras de casas particulares. Trabajamos en distintos lugares a la vez y lo que más queremos es que nos respeten, porque somos igual a cualquier otro trabajador, igual que empleador,  ellos también salen a trabajar y también defienden sus derechos”, reza la dirigente y la vez reconoce: “Hemos logrado avances, pero no en el ciento por ciento porque es un trabajo de hormiga”.

“Trabajo desde los 15 años y hoy tengo 54, toda una vida. Empecé a trabajar porque no quería estudiar más y dije voy a trabajar. Empecé limpiando en una casa y luego en otra y así. No en tantas porque siempre he tenido la suerte – por así decirlo- de ser muy querida por mis empleadores y he durado muchísimo”, relata y se le entrecorta la voz. 

Con visible emoción y tras un respiro profundo, explica: “Me enorgullece decir que soy una trabajadora de casa particular porque creo que he sido buena empleada y he respetado”.

“Siempre digo a las trabajadoras que tenemos que saber respetar al empleador, por eso también exigimos lo mismo para nosotras. Nosotras guardamos secretos, intimidades, cosas que ni siquiera se cuentan acá entre nosotras, nada. Eso queda entre cuatro paredes y nosotras que estamos limpiando adentro y todo lo que escuchamos y vemos queda ahí. Eso hace que nosotras seamos más respetadas y eso no se paga con nada”, describe la dirigente. 

‘CUANDO VAMOS AL RECLAMO NO SOMOS MÁS FAMILIA’

Eliana cuenta que siempre, en algún momento de la relación laboral, el empleador “llega a cuestionar cuánto debe pagar,  entonces debemos explicarle, sentarnos con ellos, tranquilos, así como te dicen que somos parte de la familia, bueno, les decimos: sentémonos, charlemos y les explicamos: esto me tienen que pagar según la escala, les mostrás los papeles, la Ley, todo”. Y este es, muchas veces, de manera lamentable – según refiere Eliana- el quiebre de ese “sos parte de la familia”. 

“El empleador dice hasta acá llegó lo que decía que era familia. O sea que somos familia mientras ellos - algunos, no todos - se pueden aprovechar de nosotras. Y ya cuando vamos al reclamo que es válido para nosotras, no somos más familia.  Ahí incluso les dicen: si no te gusta lo que pago, mandame el telegrama. Eso es lo más fácil para ellos y creo que no es lo correcto”, cuestiona. 

Y se pregunta: “Cuántos niños hemos criado y ellos han tenido que salir a trabajar. Que se reconozca que si una trabajadora que está tantos años es por algo, es porque hay una confianza y eso se tiene que ver reflejado en el recibo de sueldo”, insiste. 

 “Trabajamos con una escala salarial que es a nivel nacional ni si quiera es a nivel provincial. Acá decimos que eso lo usamos de base. También hay categorías para trabajar”, explica Eliana. “Antes hacíamos todo: cuidábamos al nene, limpiábamos, lavábamos, planchábamos, lavábamos los autos, patios, veredas, yo hacía todo eso, ahora ya no. Ahora hay categoría niñera, limpieza y cuando se hacen las dos cosas es otro el sueldo, entonces ahí también viene el reclamo”.

“Hemos logrado que el empleador entienda que esto de que a la personas que trabaja dos veces por semana dos horas, ya la puede blanquear”, valora Eliana. 

En la Argentina, el empleo en casas particulares alcanza a alrededor de 1,4 millones de trabajadoras, según la Encuesta Nacional sobre Condiciones de Empleo, Trabajo, Salud y Seguridad (ECETSS) publicada en 2020 y un 76,8% lo hace de manera informal, es decir, sus empleadores no realizan el aporte jubilatorio correspondiente.

“Nos cuesta la organización, justamente, porque no somos un sindicato que podemos decir; bueno nos tomamos un día para ir a una marcha o hacer una protesta, un reclamo particular. No podemos hacer eso, no podemos pedir el día, porque la mayoría me dice que no”. 

“A veces cansa, pero seguimos luchando porque veo que la gente necesita asesoramiento. Fuimos aprendiendo al paso y seguimos aprendiendo cosas. En más de un caso ha pasado que han tenido que reclamar y han perdido su trabajo y eso también me angustia mucho porque vienen a pedir ayuda de cómo reclamar, están luchando por sus derechos y las terminan despidiendo”. 

En este Día de lxs trabajadorxs, desde el Sindicato de Trabajadoras de Casas Particulares llaman a “perder el miedo a reclamar por sus derechos y fortalecer la unión de las trabajadoras”. 

¿Qué te pareció esta información?