Array ( [0] => stdClass Object ( [id] => 0 [nombre] => Muni [imagen] => muni-rectangular.gif [url] => https://www.comodoro.gov.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [1] => stdClass Object ( [id] => 1 [nombre] => Ele [imagen] => ele.png [url] => https://instagram.com/ele_multiespacio?utm_medium=copy_link [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [2] => stdClass Object ( [id] => 2 [nombre] => Casino de suboficiales [imagen] => comodoroayudac.png [url] => http://www.comodoroayuda.com [ordinal] => 2 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [3] => stdClass Object ( [id] => 9 [nombre] => SCPL [imagen] => scpl.gif [url] => https://scpl.coop/ [ordinal] => 2 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [4] => stdClass Object ( [id] => 10 [nombre] => GAIA DANZA [imagen] => gaia.danza.gif [url] => https://www.facebook.com/gaia.danza.5 [ordinal] => 3 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [5] => stdClass Object ( [id] => 14 [nombre] => Baner ingles [imagen] => baner-ingles.gif [url] => [ordinal] => 3 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [6] => stdClass Object ( [id] => 6 [nombre] => Nati [imagen] => casto_nb.png [url] => https://anchor.fm/natalia-castro20 [ordinal] => 3 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [7] => stdClass Object ( [id] => 4 [nombre] => El obrero [imagen] => banner-elobrero.jpg [url] => https://www.muebleselobrero.com [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [8] => stdClass Object ( [id] => 3 [nombre] => Acumuladores austral [imagen] => acumuladores-austral.gif [url] => [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [9] => stdClass Object ( [id] => 12 [nombre] => dragicevich [imagen] => dragicevich.gif [url] => https://www.instagram.com/lic.mirtadragicevich/ [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [10] => stdClass Object ( [id] => 13 [nombre] => estanislao [imagen] => estanislao.gif [url] => https://www.instagram.com/estanislao.cerveceria/ [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [11] => stdClass Object ( [id] => 5 [nombre] => Banner Medicina Laser [imagen] => banner-medicina-estetica.jpg [url] => [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [12] => stdClass Object ( [id] => 11 [nombre] => TU COLOR HOY [imagen] => tucolorhoy.gif [url] => https://www.facebook.com/pintureriatucolorhoy [ordinal] => 5 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [13] => stdClass Object ( [id] => 7 [nombre] => Laca [imagen] => laca.png [url] => https://facebook.com/LacaComodoroRivadavia [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [14] => stdClass Object ( [id] => 8 [nombre] => CSP VIDEOS [imagen] => csp-youtube.png [url] => https://bit.ly/2GxAkdi [ordinal] => 6 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) )

Con Sello Patagónico | HISTORIAS DE VIDA | Sábado 11 de septiembre de 2021
Third slide

Casi perdió una mano en el trabajo, lo echaron y ahora vende pastas caseras

El joven padre sufrió un accidente laboral en julio 2019 y después de numerosas peripecias con la empleadora y la ART, se quedó sin cobrar su sueldo. Junto a sus tres hijos menores, esposa, hermanas y prima elaboran sorrentinos caseros para solventar la economía familiar. Conocé la historia y el amor de la familia de Alan!



Alan Joel Ojeda se crió en el barrio Standart Norte, donde estudio en las escuelas N° 171 (primaria) y N° 222 (secundaria) de Kilómetro 8. Allí mismo conformó su familia con su compañera Pamela y sus hijos Ambar de 8, Ariana de 10 y Alan de 15 años.

Con sólo 32 años sufrió un accidente laboral en la rotisería “La Nana” que funciona sobre la calle Miguel Giménez 796, frente al Hospital Militar. Esa mañana del 30 de julio de 2019, el cocinero estaba sólo con la maquina industrial sobadora, donde pasa la masa.

“Se trabó la masa, traté yo solo de destrabarla y pasó la mano junto con la masa”, recordó. No podía desenchufar la máquina y un hombre que pasaba por el exterior del comercio escuchó los gritos y “tuvo que romper la ventana para ingresar al local y barretear la máquina”, contó Alan a Con Sello Patagónico.

El joven estuvo unos 20 minutos con la mano derecha aplastada y descompensado por el dolor, mientras “mi empleadora Andrea Marcela Reyna tardó unas dos horas y media en buscarme para trasladarme al Hospital Regional”, describió.

Sufrió aplastamiento, compresión de los nervios, no tenía irrigación de sangre en el brazo y estuvo a poco de perder la mano. Paso semanas internado, cirugías, tratamiento, kinesiología y el jueves 2 de septiembre de este año fue sometido a la octava intervención quirúrgica.

Después que inició los trámites legales con la intervención de una ART, la AFIP le comunicó que “mi empleadora me había dado de alta (laboral) el 30 de julio a las 11:30 horas, y yo ese mismo día a ese horario me accidenté. La señora esta tardó tanto en buscarme porque estaba haciendo los trámites para que me registre una ART”.

El mismo órgano le explicó que “mi empleadora me registró con 4 horas laborales de las 8 que yo trabajaba. Dio una declaración jurada que yo no tenía hijos, lo que a mí me impedía cobrar salario familiar en Anses”.

Entre distintos incumplimientos “ella registró que yo era auxiliar de ayudante de cocina, una de las categorías más bajas que puede haber con el sueldo de $11.500 que figuraba en Anses. La ART me empieza a pagar lo que ella declaró y no lo pudimos revertir”, lamentó.

Después de los dos años y por ser un caso crónico no le retiraron las prestaciones médicas, donde la ART “me va a cubrir de por vida. Yo puedo empeorar en años, me agarró una enfermedad neural, el nervio se va desgastando”, graficó el cocinero.

Desde el mes de julio Alan ya no cobra su salario. La empleadora “me despidió en junio de 2020 mandando liquidación a la subsecretaria de trabajo con recibos de cero pesos porque me registró el mismo día que me accidenté”, reiteró.

También “vino a casa a ofrecerme plata para que yo dejara de hacer las acciones legales, me ofrecía $11.000 nomás. Yo no acepté y le dije que hagan las cosas como corresponde, yo a ellos le trabajaba 8 horas”, reclamó.


FAMILIA, AMOR Y SORRENTINOS

Sin ingresos salariales y sin poder utilizar sus dos manos para trabajar, Alan necesitaba encontrar la forma de solventar los gastos para poder vivir junto a los suyos. En medio de la adversidad contó con el apoyo incondicional de su familia y surgió la idea de elaborar sorrentinos caseros juntos a su esposa, hijos, las hermanas Claudia y Mabel, y la prima Fernanda.

“Yo soy el cocinero y mis familiares hacen todas las tareas: mis hijos empaquetan, mi señora hace las pastas, mi hermana y mi prima las que elaboraran; trabajamos en conjunto. Gracias a Dios tengo una familia que es impresionante la ayuda que me da, ellos salen a repartir después porque hacemos entrega a domicilio”, explicó Alan sobre la organización del proyecto familiar.


Venden sorrentinos de verdura, pollo, jamón y ricota. Cada caja contiene 24 unidades y las venden a $600 con la entrega a domicilio. Hace poco tiempo que comenzaron con el emprendimiento “para juntar dinero para mantener a la familia”, aseguró el cocinero.

Su hermana es tatuadora y “me da cuatro tatuajes gratis por mes para que yo pueda hacer sorteos y es un ingreso igual”. Los próximos pedidos de sorrentinos serán para el 9 y 10 de octubre. Quienes quieran ayudar a Alan y su familia pueden encargarlos al teléfono celular 297 6237202.

El cocinero de Standart Norte concluyó que “esta persona tenga conciencia, yo cumplía con ella. Yo le pido a mi empleadora que me rectifique las 8 horas y me ponga la categoría de cocinero para que la ART el día de mañana le pague una indemnización correspondiente a lo que me pertenece”. 


¿Qué te pareció esta información?