Array ( [0] => stdClass Object ( [id] => 0 [nombre] => Muni [imagen] => muni-rectangular.jpg [url] => https://www.comodoro.gov.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [1] => stdClass Object ( [id] => 1 [nombre] => concejo deliberante [imagen] => consejo.gif [url] => http://www.concejocomodoro.gob.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [2] => stdClass Object ( [id] => 2 [nombre] => Casino de suboficiales [imagen] => comodoroayudac.png [url] => http://www.comodoroayuda.com [ordinal] => 2 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [3] => stdClass Object ( [id] => 6 [nombre] => Nati [imagen] => casto_nb.png [url] => https://anchor.fm/natalia-castro20 [ordinal] => 3 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [4] => stdClass Object ( [id] => 3 [nombre] => Draw [imagen] => banner-escueladepool.jpeg [url] => [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [5] => stdClass Object ( [id] => 4 [nombre] => El obrero [imagen] => banner-elobrero.jpg [url] => https://www.muebleselobrero.com [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [6] => stdClass Object ( [id] => 5 [nombre] => Banner Medicina Laser [imagen] => banner-medicina-estetica.jpg [url] => [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [7] => stdClass Object ( [id] => 7 [nombre] => Laca [imagen] => laca.png [url] => https://facebook.com/LacaComodoroRivadavia [ordinal] => 5 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [8] => stdClass Object ( [id] => 8 [nombre] => CSP VIDEOS [imagen] => csp-youtube.png [url] => https://bit.ly/2GxAkdi [ordinal] => 6 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) )

Con Sello Patagónico | REDES SOCIALES | Domingo 25 de octubre de 2020
Third slide

Con un hackeo intentaron callar la voz mapuche

La poeta mapuche Liliana Ancalao participaba de un zoom a modo de 'virtual cafè literario', cuando se disponía a compartir su poesía un anónimo irrumpió en la charla con insultos y agravios para la patagónica. El evento se interrumpió. Compartimos su poesìa que llegué lejos.


El café literario por zoom fue convocado a las 19 horas, había unos 54 asistentes al evento. Al momento en que Liliana Ancalao tomó la palabra hackearon la sala y con mùsica fuerte profieron fuertes agravios e insultos. También se entrometieron en el chat. Los administradores no pudieron identificar ni eliminar a quién irrumpió en la sala y el evento se suspendió.

Con el correr de las horas, en tiempos de encendido odio la pregunta flota en el aire a quiénes les duele la voz mapuche que rueda. La respuesta esta a la mano, a los mismos de siempre.

Compartimos la poesía que Liliana no pudo terminar de leer, es parte de su último trabajo ROKIÑ.

La tarde del sábado para lavar la ropa

Entre los peones, que cayeron fusilados en las huelgas rurales de 1920 y 1921, seguramente había hombres de los pueblos originarios que cuarenta años antes habían recorrido libres los territorios del sur

La tarde del sábado para lavar la ropa

pedían los

peones

que ahora les llamaban así a los empobrecidos

williches pikunches ahonikenk shelknam

yagan kaweskar y kamollfunche

Cuarenta años después

un rato de ser wentru pedían

aunque los alambrados

No les dijeron no, a su pedido 

siempre fueron afables

tampoco sí:

a las ventanas de brisa en el galpón cerrado

un suspiro limpio que ventile el pecho

y se lleve el olor de los corrales

lo desparrame

como el agua enjabonada

el sábado a la tarde en el patio de la estancia

Un respiro de aire sin

patrones

que ahora debían llamarle así

a los muy enriquecidos

no les dijeron no, los muy prolijos

hicieron venir a los milicos

Y no les dieron:

tiempo para lavar su cara y su cabello

que el agua corra hasta sus pies

el sábado a la tarde

para lavar sus calzoncillos la camisa 

la roña de los puños la mugre del cuello

los sudores de la espalda

Salir del ciclo de la lana por un rato

que la parición

que cortarles los huevitos a las crías

y la señal del patrón en las orejas.

que la pelada del ojo que la esquila

que los fardos de lana trepándose hasta el techo

No tuvieron:

los bancos que pedían

 para sentarse descansar el cuerpo

armar el círculo de la conversa

y el silencio

y que en los puestos esa distancia alambrada

en la inmensidad del latifundio

el hombre no esté solo condenado a estar impar

Eso pedían a cambio de volver

a producirles las ganancias 

Y los ataron como hacía cuarenta años

a sus parientes allá por el chubut

en el corral de sacamata

como a animales

los milicos obedientes de los muy enriquecidos

No les dijeron no, tampoco sí:

al sábado a la tarde 

para volver a ser wentru por un rato 

para lavarse

bancos

velas

aire

no estar solos en los puestos

no más pedían

Balas

les dieron los milicos obedientes

primero los pusieron paraditos

y en fila como los postes del alambre

A los peones que se habían atrevido

les apuntaron ahí

a la memoria

y fueron cayendo

las camisas con sangre

que ningún jabón refregará el sábado a la tarde

y vuelve a gotear el dolor

mierda

vuelve.


¿Qué te pareció esta información?