Array ( [0] => stdClass Object ( [id] => 0 [nombre] => Muni [imagen] => muni-rectangular.jpg [url] => https://www.comodoro.gov.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [1] => stdClass Object ( [id] => 1 [nombre] => concejo deliberante [imagen] => consejodeliberante.jpg [url] => http://www.concejocomodoro.gob.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [2] => stdClass Object ( [id] => 2 [nombre] => Casino de suboficiales [imagen] => comodoroayudac.png [url] => http://www.comodoroayuda.com [ordinal] => 2 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [3] => stdClass Object ( [id] => 6 [nombre] => Sovier [imagen] => sovier.jpg [url] => [ordinal] => 3 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [4] => stdClass Object ( [id] => 3 [nombre] => Draw [imagen] => banner-escueladepool.jpeg [url] => [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [5] => stdClass Object ( [id] => 4 [nombre] => El obrero [imagen] => banner-elobrero.jpg [url] => https://www.muebleselobrero.com [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [6] => stdClass Object ( [id] => 5 [nombre] => Banner Medicina Laser [imagen] => banner-medicina-estetica.jpg [url] => [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) )

Con Sello Patagónico | BASQUET | Domingo 02 de agosto de 2020
Third slide

Gigantes de la NBA

La mejor liga del mundo solo tuvo 26 hombres de más de 2,20 metros. Tres llegaron al Juego de las Estrellas, dos están en el Salón de la Fama y solo uno fue campeón.


Aunque haya ejemplos que demuestren que no es estrictamente necesario, todo chico que sueñe con jugar al básquetbol ?y llegar a la NBA querrá ser alto. Le pasaba, sin ir más lejos, al mismísimo Emanuel Ginóbili?, quien durante su infancia se medía casi a diario en su casa del pasaje Vergara, en Bahía Blanca. Sin embargo, habría que recurrir a una popular frase, de origen desconocido aunque se le atribuye a las Fábulas de Esopo: "Tené cuidado con lo que deseás; no vaya a ser que se convierta en realidad".

Es que pocos jugadores demasiado altos han tenido éxito en la mejor liga de básquet del mundo. Según Basketball Reference, incluyendo a la extinta liga ABA, que compitió por algunos años con la NBA, han pasado por el más alto nivel estadounidense unos 4.800 hombres. Sólo 26 (0,54%) superaron los 2,20 metros de altura. De ellos, apenas tres llegaron al Juego de las Estrellas, dos hicieron una carrera que los llevó al Salón de la Fama y solo uno fue campeón.

Tacko Fall


Este gigante de 2,26 metros es parte de la NBA y, lógicamente, el jugador activo más alto en la liga. Es miembro de Boston Celtics, aunque tiene un contrato dual y ha pasado la mayor parte del tiempo con la filial de la G-League: los Red Claws.

Pese a que toda lógica indica que el camino para este senegalés era el básquetbol o el vóley, buena parte de su adolescencia la pasó jugando al fútbol. Era el deporte que practicaba en su país. Recién conoció el básquetbol al viajar a Estados Unidos a los 16 años (hoy tiene 24).

"En lo que más te ayuda el fútbol es en el movimiento de los pies, definitivamente. A mí me ayudó mucho", aseguró el año pasado, cuando se ganó un lugar en la mítica franquicia del duende y el trébol.

Chuck Nevitt


Es mucho más recordado por su altura (2,26) que por haber sido campeón con Los Angeles Lakers en 1985. Es cierto que su aporte fue limitadísimo: apenas 11 partidos jugados, con un promedio de 5 minutos de juego en cada uno de ellos, un punto y casi 2 rebotes por noche.

Hasta para jugar pegado al aro sus números fueron flacos: 12 puntos anotados en 17 tiros a la canasta y un paupérrimo 29% de acierto. Pero estuvo en siete juegos de playoffs y se calzó el anillo.

Con dos pasos por el básquetbol extranjero, el bueno de Chuck igualmente se las arreglaría para jugar en la NBA hasta 1994. Participaciones reducidas, sí, pero estuvo ahí. Disputó 155 partidos y en equipos para nada despreciables: Houston, los Pistons de finales de los 80, ¡los Bulls de Michael Jordan! (4 partidos) y los Spurs? de David Robinson y Dennis Rodman (1 partido).


Shawn Bradley


Nacido en la antigua Alemania Democrática, donde sus papás estaban asentados en instalaciones médicas de una base militar estadounidense, es el gigante con más partidos en la NBA: 832.

Sus 2,29 metros prometían en épocas universitarias. Cumplió con lo que podía esperarse de un hombre como él y todavía más: en su primera temporada metió 177 tapas, a un ritmo bestial de 5,2 por partido. Una noche llegó a ¡14!, igualando un viejo récord del Almirante Robinson.

Fue elegido por Philadelphia en el puesto 2 del draft de 1993, entre Chris Webber y Penny Hardaway.

En la carnicería que es la NBA, donde todos quieren destacarse, su figura se había vuelto un imán. Los rivales lo buscaban particularmente para intentar volcársela y mostrar lo que eran capaces. Él, mormón practicante, no parecía inmutarse, pero le dolía.

Se la bancó: jugó 14 años en la liga, llegando a promediar en su más destacada campaña 13,2 puntos, 8,4 rebotes y 3,4 tapas (fue el mejor del campeonato en el rubro).

Yao Ming


El crack del listado. El jugador más alto (2,29) que fue primera selección de draft (2002), el más alto en llegar al Juego de las Estrellas -del que participó en sus ocho temporadas, ya que arrasaba con los votos del público chino- y el más alto en ingresar al Salón de la Fama.

Fue referente de un Houston que entre 2004 y 2010 supo animar los playoffs e hizo una dupla temible en la zona pintada con Luis Scola en aquellos Rockets que estuvieron a punto de eliminar a los Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol, a la postre campeones, en 2009.

Casi 20 puntos, 10 rebotes y 2 tapas por partido se vieron súbitamente interrumpidos a los ocho años de carrera por múltiples lesiones que lo terminaron empujando al retiro.

Hoy es presidente de la Asociación China de Básquetbol y su destacada carrera le otorgó un lugar en la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, órgano asesor gubernamental de su país.

Manute Bol