Array ( [0] => stdClass Object ( [id] => 0 [nombre] => Muni [imagen] => muni-rectangular.jpg [url] => https://www.comodoro.gov.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [1] => stdClass Object ( [id] => 1 [nombre] => concejo deliberante [imagen] => consejodeliberante.jpg [url] => http://www.concejocomodoro.gob.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [2] => stdClass Object ( [id] => 2 [nombre] => Casino de suboficiales [imagen] => casino.gif [url] => http://www.facebook.com/futuro.prosperidad.9 [ordinal] => 2 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [3] => stdClass Object ( [id] => 6 [nombre] => Sovier [imagen] => sovier.jpg [url] => [ordinal] => 3 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [4] => stdClass Object ( [id] => 3 [nombre] => Draw [imagen] => banner-escueladepool.jpeg [url] => [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [5] => stdClass Object ( [id] => 4 [nombre] => El obrero [imagen] => banner-elobrero.jpg [url] => https://www.muebleselobrero.com [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [6] => stdClass Object ( [id] => 5 [nombre] => Banner Medicina Laser [imagen] => banner-medicina-estetica.jpg [url] => [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) )

Con Sello Patagónico | EFECTO CORONAVIRUS | Martes 12 de mayo de 2020
Third slide

Crece la demanda en los comedores: el hambre no entiende de cuarentena

En estos tiempos de cuarentena, los comedores de Comodoro Rivadavia están en plena marcha ante el impedimento de los trabajos informales. Con Sello Patagónico recorrió dos comedores del barrio Las Flores, uno de los más vulnerables de la ciudad. Nos hablaron de la demanda en estos días y las necesidades que urgen para asistir a las familias que acuden a diario.


 

Desde la implementación del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus, en los comedores de la urbe petrolera la demanda aumentó de sobremanera, porque la cuarentena no entiende de necesidad y el hambre no espera.

Muchas familias que viven del hacer “changas” en busca del dinero para el día a día, se ven seriamente afectadas por estos días. Cada jornada de cuarentena y el no poder salir a trabajar, complica aún más la economía del hogar.

Se calcula que en la ciudad hay unos 12 comedores y merenderos que asisten a miles de familias en diferentes barrios de la zona norte y sur.

Con Sello Patagónico visitó el “Comedor Mirella” y “Alto Las Flores”, ubicados en uno de los barrios vulnerables de la ciudad; Las Flores, en la ladera del cerro.

COMEDOR MIRELLA

En el Comedor Mirella, situado en Huergo 2.380, en sólo dos meses se incrementó a casi el doble la cantidad de vecinos que se acercan a buscar cada mediodía su plato de comida.

Fundado por Mirella Angulo, el comedor en septiembre cumplirá 29 años y hoy asiste con almuerzo, de lunes a sábados, a más de 135 habitantes. Los días sábados se atiende a ancianos y a personas con discapacidad. En tanto que en los próximos días y ante el aumento de la necesidad, en el comedor se comenzará a brindar la cena dos veces por semana.

Son unas seis mujeres voluntarias que las que trabajan allí, empiezan las labores por la mañana, desde las 9 horas; y llegando las 12 llega la gente se acerca a buscar su vianda.

La necesidad no sabe de cuarentena y aunque sobra voluntad, a veces falta comida. Las lentejas son el menú repetido de los lunes porque, según la fundadora del comedor, esto representaba “tener comida toda la semana”. Entre los alimentos que más se necesitan están las legumbres, polenta, aceite. Además, en estos días donde es fundamental extremar las medidas de higiene, se precisan elementos de limpieza. Todo tipo de mercadería es muy necesario.

“Antes venían las mamás con sus niños, abuelos o personas con discapacidad, ahora vienen familias enteras. La situación está bastante complicada y tratamos de darle a todos los que podemos”, contó Norma Angulo a CSP, quien sigue el legado solidario de su madre Mirella.

“Este año el comedor cumple 29 años, el 11 de septiembre. Siempre hacemos algún festejo, no se si este año vamos a poder hacerlo. Mi vieja empezó con 15 nenes en su casa, a los dos meses ya eran 80 y así se fueron sumando. Fue la peor época, el 2001, era terrible la crisis que había. Mi mamá tenía un negocio, lo cerró y se quedó con su comedor, porque ella amaba ese comedor. Era su vida”, comentó.

Donaciones: el comedor está emplazado en la calle Huergo 2380, entre Malvinas y Los Aromos; hasta allí se pueden acercar las donaciones. Teléfono de contacto: 297 154 181394.

COMEDOR ALTO LAS FLORES

En la zona alta de barrio Las Flores, se encuentra el “Comedor Alto Las Flores”. Laura Aguirre es quien lleva adelante el trabajo solidario en este lugar lindero a los emblemáticos cerros de la urbe petrolera. De lunes a viernes, de 8 a 14 horas, la labor de voluntarios hace posible que cada día unas 165 personas puedan tener su almuerzo y merienda en este tiempo de aislamiento. 

Si bien durante el año son cerca de 100 los vecinos que asisten, en este tiempo de crisis la demanda se duplicó, como también así la necesidad de mercadería para sostener el servicio que allí se ofrece. “Por estos días se necesita legumbres para el invierno, secos, tomate, todo nos suma”, describió Laura y aprovechó la oportunidad para agradecer las colaboraciones que reciben a partir de colectas solidarias.

Donaciones: el comedor está emplazado en calle Araucarias y Misiones, hasta allí se pueden acercar las donaciones. Teléfono de contacto: 297 154-619383.

¿Qué te pareció esta información?