Array ( [0] => stdClass Object ( [id] => 0 [nombre] => Muni [imagen] => muni-rectangular.jpg [url] => https://www.comodoro.gov.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [1] => stdClass Object ( [id] => 1 [nombre] => concejo deliberante [imagen] => consejodeliberante.jpg [url] => http://www.concejocomodoro.gob.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [2] => stdClass Object ( [id] => 2 [nombre] => Casino de suboficiales [imagen] => casino.gif [url] => http://www.facebook.com/futuro.prosperidad.9 [ordinal] => 2 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [3] => stdClass Object ( [id] => 6 [nombre] => Sovier [imagen] => sovier.jpg [url] => [ordinal] => 3 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [4] => stdClass Object ( [id] => 3 [nombre] => Draw [imagen] => banner-escueladepool.jpeg [url] => [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [5] => stdClass Object ( [id] => 4 [nombre] => El obrero [imagen] => banner-elobrero.jpg [url] => https://www.muebleselobrero.com [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [6] => stdClass Object ( [id] => 5 [nombre] => Banner Medicina Laser [imagen] => banner-medicina-estetica.jpg [url] => [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) )

Con Sello Patagónico | RESCATE ANIMAL | Sábado 04 de abril de 2020
Third slide

Guardavidas salvaron a un biguá atragantado en costas patagónicas

Un perro advirtió la presencia del animal en la costa y los guardavidas no dudaron en asistirlo y salvarle la vida. Se había atragantado con un pez.


Un hecho sorprendente se produjo en la playa de Las Grutas, que se encuentran inusualmente desiertas y silenciosas por la prohibición de visitarlas a causa de la pandemia de coronavirus, describió LMN.

Los protagonistas de la particular historia fueron integrantes del cuerpo de Guardavidas del municipio de San Antonio Oeste, que recientemente finalizaron la temporada de servicio.

El episodio ocurrió justamente el último día de trabajo, el 31 de marzo, cuando se disponían a desmontar los mangrullos de cada bajada.

Según contaron en un momento de la tarea, un perro de los tantos que deambulan por la costa, corrió hacia el borde del mar y comenzó a ladrarle a un cuerpo oscuro que se distinguía entre el oleaje. Eso le llamó la atención a Mauro Scalesa, jefe del equipo, por lo que se acercó ante la inquietud del can, y pudo observar que se trataba de un ave que flotaba a la deriva.

“Estiraba el cuello y se veía que tenía algo atragantado. Después alargó el pico y quedó inmóvil”, relató.


Como estaba vestido, Scalesa llamó a Darío Rosas, otro compañero que vestía malla, quien se introdujo y llevó al espécimen hacia la zona seca. Al principio presumieron que había engullido algún desecho, porque era duro. Pero al intentar extraérselo con fricciones sintieron pinchazos en las manos, y comprendieron que era un pescado.

Ante la dificultad, los guardavidas le abrieron el pico y con una tenaza se lo quitaron. El pájaro se había trabado un mero, demasiado grande de tamaño para su contextura.

Pensaron que no lo iba a soportar, y que moriría allí. Pero unos diez minutos después se irguió, lanzó algunos picotazos a sus salvadores a modo de defensa, desplegó sus alas y se internó en el mar nuevamente.

Buena parte de la secuencia fue registrada y las imágenes se compartieron en las redes sociales.

¿Qué te pareció esta información?