Array ( [0] => stdClass Object ( [id] => 1 [nombre] => concejo deliberante [imagen] => consejodeliberante.jpg [url] => http://www.concejocomodoro.gob.ar [ordinal] => 1 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [1] => stdClass Object ( [id] => 2 [nombre] => Casino de suboficiales [imagen] => casino.gif [url] => http://www.facebook.com/futuro.prosperidad.9 [ordinal] => 2 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [2] => stdClass Object ( [id] => 6 [nombre] => Sovier [imagen] => sovier.jpg [url] => [ordinal] => 3 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [3] => stdClass Object ( [id] => 3 [nombre] => Draw [imagen] => banner-escueladepool.jpeg [url] => [ordinal] => 4 [visible] => 1 [seccion] => detalle ) [4] => stdClass Object ( [id] => 4 [nombre] => El obrero [imagen] => banner-elobrero.jpg [url] => https://www.muebleselobrero.com [ordinal] => 4 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) [5] => stdClass Object ( [id] => 5 [nombre] => Banner Medicina Laser [imagen] => banner-medicina-estetica.jpg [url] => [ordinal] => 5 [visible] => 0 [seccion] => detalle ) )

Con Sello Patagónico | IDENTIDAD DE GENERO | Jueves 13 de febrero de 2020
Third slide

Alberto entregó el DNI número 9 mil a una mujer trans

Con la presencia del presidente Alberto Fernández, del ministro del Interior, Wado de Pedro, y de la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, se entregó este jueves el documento 9000 modificado de acuerdo a la Ley de Identidad de Género.


Fue un momento de “reivindicación”, como lo definió la propia protagonista. Este mediodía, Isha Escribano recibió el DNI rectificado de acuerdo a su identidad autopercibida (lo estableció la Ley de Identidad de Género, sancionada en 2012). El acto se llevó a cabo en el salón Pueblos Originarios de la Casa Rosada.

Con su nuevo DNI en mano, que representa su identidad, Isha aseguró que ahora lleva una sonrisa en su rostro. “Estoy muy feliz por todo esto y no solo por mí, es lo que les dejamos a otras generaciones. Mi existencia no es provocar. A mucha gente le produzco una provocación solo por el hecho de existir y no se me valora por lo que le aporto a la sociedad. Pero siento que ahora les estamos dejando a las generaciones que vienen un mundo mejor”, añadió.

Ante un salón colmado, recordó que durante años su primer pensamiento fue: “Desayuno o me suicido”. “No tenía lugar en el mundo. Hoy es todo luz. Les agradezco a todos los que hicieron esto posible. Hay un montón de mujeres trans que han luchado contra viento y marea. En el mundo aún ser transgénero se pena con la muerte. Tenemos un país que tiene deudas en muchísimos aspectos, pero tenemos un país también de vanguardia en otros muchísimos aspectos”, enfatizó.

La Ley de Identidad de Género, sancionada el 9 de mayo de 2012 por unanimidad en el Congreso y promulgada el 23 de mayo del mismo año, permite que las personas trans sean tratadas de acuerdo a su identidad autopercibida e inscriptas en sus documentos personales con el nombre y el género vivenciado.

Alberto Fernández se reconoció un “varón del siglo XIX que ha entendido cómo son las cosas” y que tuvo durante una década de su vida una “profesora excepcional” en la materia, Vilma Ibarra, quien “me explicó mucho de todo esto que pasa”.


El mandatario recordó que hace 10 años recibió por Facebook un mensaje de Julia, una mujer trans que la pasaba mal porque su DNI no decía lo que realmente era. “Me contó que tenía un novio en Uruguay y cuando pasaba por migraciones todos se reían de ella y me pidió ayuda. Yo en realidad estaba desorientado pero recurrí a Vilma. Con su ayuda finalmente consiguió que se llama María Julia”, contó.

“Se acuerdan que en campaña decía ‘vamos a volver mejores’; hoy estamos siendo mejores. Hubo muchos que lucharon por los derechos de la identidad de género. Hoy estamos muy felices porque a alguien se le reconocieron los derechos que siempre tuvo pero que siempre se le negaron. Muchos piden quitarles derechos a la gente. Hoy somos un poco más iguales y por eso somos un poco mejores”, concluyó.

Antes del evento, Isha habló con Infobae y contó las batallas que debió librar contra la vergüenza y la culpa, la gente que no la entiende, la que la apoya, la falta de una educación más inclusiva y sus logros profesionales.

Médica, psicoterapeuta, cantante, periodista, escritora, instructora de yoga y ambientalista, el año pasado decidió “aceptarse y amarse” como es y comenzar su proceso de transición, afrontando la mirada de ese entorno de tantas ocupaciones con mucha exposición.

"Desde los 3 años empecé a vestirme de mujer y a los 5 ya sentía vergüenza, miedo y una culpa terrible", reveló.

Finalmente, el 3 de enero del año pasado comenzó su transición. “Venía de 15 o 20 años de exposición, en cuanto a conciertos y talleres. Todo el tiempo frente a gente… Pero no hay nada que aceptar, soy así y no estoy haciéndole daño a nadie. A mucha gente le ha costado muchísimo, desde usar los pronombres o llamarme por mi nuevo nombre, hasta gente que no me quiso ver más. Hay personas que no tienen herramientas, porque les rompés literalmente la cabeza. Y también hay gente que ha sido súper amorosa, que me ha cuidado y me ha acompañado”, sostuvo, a la vez que manifestó su agradecimiento “por todas las mujeres transgénero que abrieron el camino” para que hoy exista una Ley de Identidad de Género y el tema esté “en boga en la sociedad”.

Actualmente, Isha es conferencista y realiza workshops para lograr un ambiente de trabajo más inclusivo y más diverso en las empresas. “Es que no solamente las personas trans no están conformes con su género, sino que la mayoría de las personas no lo están porque es tan rígido lo que se espera de los géneros en el sentido binario: cómo es ser varón, cómo es ser mujer o cómo te encorsetan desde el momento en que se prende la luz rosa o celeste en el hospital cuando nacés”, afirma.


Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta información?